Formación Integral

Como colegio, queremos cooperar con los padres en la formación de sus hijos para la vida, para desempeñarse como personas íntegras y capaces en un mundo globalizado y de constantes cambios. Eso implica no sólo formarlos para que lleguen a ser en el futuro profesionales competentes, sino darles los instrumentos necesarios para que puedan desarrollar todas sus potencialidades y llegar a realizarse plenamente como personas.

Se trata de un trabajo consciente y planificado por crecer en cada una de nuestras dimensiones como persona: el ámbito intelectual, artístico y creativo, la madurez emocional, el área física y de salud, el despliegue social y familiar, y la formación moral y espiritual.

Es por ello que la propuesta curricular abarca todo el conjunto de actividades y experiencias que los alumnos viven en el Colegio: además de los cursos o materias escolares, considera otros ámbitos de la vida escolar como los viajes de estudio y los eventos culturales, los talleres de interés personal, las competencias deportivas, y también espacios cotidianos como los recreos, almuerzos y las formaciones.

Estamos convencidos de que los padres son los primeros y principales educadores de sus hijos. Nuestro modelo educativo supone, por ello, la activa participación de los padres en este proceso, acompañando a sus hijos y trabajando en colaboración con los profesores.